Gears of War 4 y Halo 5 Guardians, vidas paralelas.

by - diciembre 14, 2017


Halo Combat Evolved (Bungie Studios, 2001) y Gears of War (Epic Games, 2006) son, junto a Forza Motorsport y su Spinn Off Horizon , las franquicias más emblemáticas de la consola de Microsoft. Son estos títulos los que definen el talante y el carácter de Xbox One como si te dijesen: "¡eh! en esta máquina vas a poder jugar a esto porque Xbox va de esto”.

Aunque ambas sagas nacieron en momentos diferentes y pertenecen a géneros diferentes, en esta generación están viviendo vidas paralelas que, a su vez, son un fiel reflejo de lo que está sucediendo con la consola de Microsoft.

Cuando Halo salió a la venta en 2001, su misión era erigirse en el estandarte de la primera Xbox y reivindicar los First Person Shooter, un género que, salvo honrosas excepciones (Goldeneye y Perfect Dark en Nintendo 64) estaba poco menos que denostado en consolas. Sus armas: una propuesta peliculera, un apartado gráfico apabullante para la época, una jugabilidad innovadora en la que prima la acción con cierto componente táctico y una banda sonora reconocible. En esa época no había nada como Halo, y era una experiencia que sólo podías disfrutar en Xbox.

Gears of War se lanzó en 2006, esta vez exclusivo en Xbox 360, pero con idénticos objetivos y armas para alcanzarlos. Revolucionaba los Shooters en Tercera Persona, con una puesta en escena de película (con especial mención por la cámara al hombro cuando Marcus corre), ofrecía mucha acción con un acercamiento táctico gracias su jugabilidad basada en coberturas, plantaba en pantalla un apartado gráfico de infarto y tenía una banda sonora espectacular. De nuevo no había nada como Gears, era una experiencia que sólo podías disfrutar en Xbox.

Han pasado quince y diez años respectivamente, desde el nacimiento de estas sagas y ha habido muchos Halos y Gears of War desde entonces, pero la última entrega numerada de ambas franquicias tienen muchísimos elementos en común:

Para comenzar, ambas han cambiado de estudio de desarrollo, Bungie se fue para hacer Destiny y el peso de Halo cayó sobre 343 Industries, mientras que Epic Games delegó en The Coalition el desarrollo de su saga más reconocible de la última década. Así que, de golpe y porrazo nos encontramos con dos estudios de nueva creación (aunque realmente están compuestos por equipos muy talentosos y veteranos, gracias a una fuerte financiación por parte de Microsoft) que tenían que sacar adelante los dos estandartes de “La Gran X”.

Además, a pesar de tener un nombre tan importante detrás, ambas sagas se encontraban en un punto de inflexión importante: el arco argumental de la serie original había terminado, de forma que los estudios tenían cierta libertad y margen de maniobra para hacer cambios. Surgía la oportunidad de crear una nueva historia, introducir personajes nuevos y nuevos adversarios a los que derrotar, pero la sombra de sus predecesores era muy alargada; a buen seguro que eliminar al Jefe Maestro y Marcus Fénix de la ecuación era algo que los fans no iban a recibir demasiado bien.

Así pues, como si de hemanos gemelos se tratara, 343 y The Coalition enfrentaron tamaño reto de la misma forma: respetando los pilares ambas franquicias, y basar las novedades en la evolución en lugar de revolucionarlo todo.

Hay mucho de Halo en Halo 5 Guardians y mucho de Gears of War en Gears 4, comenzando por sus mecánicas jugables, que han sido respetadas hasta el punto de que se achaca a ambos juegos el ser demasiado conservadores. Lo que sus respectivas desarrolladoras han hecho es hacer pequeños añadidos que llevan la forma de jugar un paso más allá, pero sin que pierdas esa familiaridad que sientes cuando tienes el pad en las manos. Halo 5 es más vertical gracias al propulsor y el último Gears of War es más frenético gracias a las coberturas dinámicas que se destruyen y desaparecen. Pero en líneas generales la esencia de la franquicia sigue intacta.

También se han respetado los personajes icónicos de cada serie. Tanto el Jefe Maestro como Marcus Fénix siguen estando ahí, aunque ceden el protagonismo a sus sucesores Spartan Locke y James Dominic Fénix (¿no te encanta el homenaje a Dom?).

Las historias también son nuevas, secuelas más profundas y mejor contadas (otra cosa que tienen en común Halo Combat Evolved y el Gears of War original es que ni Epic ni Bungie destacan en lo que a narrativa se refiere), pero la nueva amenaza a la que te enfrentas, los nuevos enemigos, tienen muchas reminiscencias a los que ya conocías; y el recurso innovador que han usado también es el mismo: una fase final que lo cambia todo para que no se te olvide que ahora es otro estudio el que está detrás del juego.

Finalmente el último factor que tienen en común Gears 4 y Halo 5 es que aunque los dos son juegos excelentes, no han conseguido ser los referentes incontestables que los fans de Xbox esperaban. Pero ¿sabes qué te digo? realmente creo que tanto el último Halo como el último Gears han sido una prueba, una toma de medida con el objetivo de que 343 Industries y The Coalition se ganaran la confianza de los seguidores para, en la siguiente entrega, hacérselas definitivamente suyas y elevarlas. La prueba de ello la tienes en los sendos finales abiertos con un cliffhanger "de libro" de esos que te dejan con la boca abierta, que gritan: "aún no habéis visto nada, Halo 6 y Gears of War 5 son los juegos que de verdad queremos hacer... y ya estamos en ello".

You May Also Like

0 comentarios